Iniciativa 2045: Es momento de volvernos inmortales

El multimollonario ruso Dimitry Itskov aseguró públicamente su intención de dedicar sus millones para conseguir que en el año 2045 se logre la inmortalidad. Aunque nadie le dio mucho crédito, el magnate le envió una carta a todos miembros de la lista Forbes invitándolos a unirse a lo que el llama: ‘La iniciativa 2045’.

Sigue leyendo

Mexico tan cerca del futbol y tan lejos de la ciencia

Esta historia ocurrio hace un par de años, pero que hoy en día sigue siendo muy cierta, y más que nada en año mundialista.

Carolina Aranda Cruz, de 11 años, estudiante de quinto de primaria, fue invitada a dar un discurso en el World Trade Center ante cientos de pediatras y del secretario de Salud. Su discurso terminó con una frase devastadora:

“Pobre México nuestro, tan cerca del futbol y tan lejos de la ciencia”

Algunos extractos de su discurso son apabullantes. Carolina dice:’ ¿Por qué apoyar más a los futbolistas que a los científicos? ¿Son mejores personas? ¿Producen mayor riqueza? ¿Nos divierten más? No creo, gracias a los científicos también nos divertimos, ellos inventaron las computadoras, los ipods, los simuladores. Además, salvo algunos casos, los jugadores de futbol nos hacen ver muy mal mundialmente y nuestros científicos, que nadie apoya, no’. Y en otro segmento de su discurso expone: ‘Me da pena que nuestro gobierno y nuestros empresarios inviertan tanto en futbol y seamos tan malos. Me da pena que inviertan tan poco en ciencia y seamos tan buenos. Tenemos la mejor universidad de Hispanoamérica, según la revista Time, y cada vez le damos menos recursos a la UNAM o al IPN ¿Por qué no apoyar a lo que ya dé resultados? Un país que no invierte en ciencia y educación siempre será un país pobre. ¿Queremos un México pobre?’ ¡Qué les parece! Carolina le dio al clavo, y por demás, pues tiene razón.
La pobreza noticiosa de los medios de comunicación también se evidenció. Y las cosas no cambian. Hace más o menos seis años, tres jóvenes mexicanos ganaron medallas de plata y bronce en una olimpiada científica en Dinamarca, donde compitieron 52 países.
Ningún medio de comunicación vio importancia alguna en mencionarlo en algún segmento. Estaban muy ocupados con señalar las medallas de Ana Guevara, de quien también estamos muy orgullosos. Pero tanta diferencia, ¿se vale? Yo pienso que no.